Coyuntura sector forestal COVID19

Coyuntura sector forestal COVID19

COVID-19 e Inversión Forestal

En el orden que presenta la cotidianidad de la situación actual del mundo, resulta fácil quejarse y enumerar razones por las cuales el sector forestal está supremamente golpeado por el COVID-19; pero no, siendo un promotor de inversión forestal me encuentro en la obligación de revisar y sustentar los argumentos que desde el aspecto financiero justifican este tipo de inversiones. Por ende, trato de dar una mirada a los inversionistas naturales de este sector, que son los fondos a largo plazo e inversionistas institucionales como los fondos de pensiones.

La coyuntura tiene unas claras implicaciones donde naturalmente la recesión económica que se vislumbra en un futuro cercano presenta de forma inevitable, un impacto negativo sobre los determinantes del consumo de productos en este mercado, y consecuentemente, sobre la valoración del activo biológico en proyectos forestales. Análogamente, existe una perdida de valor en las inversiones que toma lugar por cuenta del debilitamiento de los términos comerciales y las tasas de cambio. Sin embargo, como lo muestra la gráfica tomada de un análisis publicado por la firma FORISK Consulting, el comportamiento forestal ha sido positivo durante las últimas tres recesiones, e independientemente de la variación de algunos fundamentales, no hay razón por la cual en este momento debería ser de otra forma.

Desde esta perspectiva, al hacer una revisión sobre las cifras y expectativas de contracción, tenemos que la industria  de la industria de pulpa para papel, caracterizada por ser la principal consumidora de productos derivados de la actividad forestal, espera una reducción del 2.8%. Esto resulta ser una expectativa significativamente menos dramática en comparación con la que enfrentan otros sectores a nivel mundial. 

A screenshot of a cell phone

Description automatically generated

Ahora, sobre el otro lado de la ecuación de valoración de las plantaciones, el flujo de fondos apropiables del activo biológico no solo se mantiene intacto, sino que presenta una tasa de crecimiento positiva. Es así que mientras la pandemia amenaza a un sin número de industrias y tiene consecuencias como la desvalorización del petróleo a niveles impensados, los árboles permanecen, y crecen robustamente; a modo ilustrativo, si un inversionista tenía en su propiedad un valor por 10 millones de metros cúbicos de madera en pie, hoy su inversión puede dar cuenta de 10.2 millones de metros cúbicos. Mas aún, son un activo tangible, visible, con forma física, y un valor natural que realmente existe, encausado en su desarrollo biológico, totalmente ajeno e inmune a lo que suceda en las dinámicas económicas a nivel mundial.

Conclusión / Recomendaciones

Por eso, actualmente nos encontramos en un momento para revisar nuevamente los argumentos centrales que justifican la conveniencia de las inversiones forestales. Especialmente, resulta importante insistir al gobierno nacional y resaltar para los inversionistas institucionales la perspectiva del sector como una gran alternativa para diversificar riesgos, y desde este razonamiento, presionar para la creación de políticas que hagan su promoción (especialmente en el tema de tierras) y nutran el consumo y los mercados asociados a este sector, tal que eventualmente se vean atraídos nuevos y mas numerosos inversionistas a este sector.

De esta forma, cabe resaltar a los inversionistas institucionales que los fracasos incurridos en proyectos semejantes se han dado precisamente por elementos relacionados a los temas de administración y política publica mencionados. No obstante, incluso frente a este tipo de contingencias su inversión en términos reales se mantiene intacta, y además en los temas de coyuntura actual, contribuye de manera más importante a la conservación y restauración del medio ambiente, que ya de tiempo atrás abandonaron su irrelevancia en el proceso de toma de decisiones sobre la inversión.

Por eso, positivismo con la realidad forestal, la cual no solamente no ha estado en cuarenta, sino que prospera continuamente de forma saludable.